Home
BannerRnRCh180
Bordados Katia
No publicidad

Usuarios en línea

Tenemos 40 invitados conectado(s)

Orientación infantil

¡BILLETE INFANTIL YA!

Metrobus infantil gratuito
CRYA

Protección de la infancia

Pantallas Amigas
Protegeles.com
Movilidad

CAMPAÑA SLOW MADRID

SlowMadridp
Logo Infozoo

Encuesta permanente

Las auténticas dos Españas: la que tiene hijos y la que no. ¿Te has sentido discriminado por tu condición de padre/madre en tu entorno familiar o de amistades?
 
Entradasinedad180
Bienvenidos a Madrid Infantil
Imprimir E-mail

TODOS AL AGUA DEL OCÉANO... PACÍFICO (Retiro) 


Avenida Ciudad de Barcelona, 164. Detrás de la Junta de Distrito de Retiro.

Metros más cercanos: Pacífico (línea 6).

Tras el pórtico del antiguo Parque de Artillería de la Maestranza, en la zona de Pacífico, se esconde la diversión. Este antiguo cuartel fue durante muchos años objeto de la reivindicación ciudadana, cuya presión logró que el Ayuntamiento convirtiera todo el entorno en un estupendo equipamiento de servicios deportivos y sociales.



La mayor parte del espacio está destinado al Polideportivo Daoiz y Velarde. Esta instalación se encuentra oculta a la vista del paseante, ya que desde la Avenida Ciudad de Barcelona el edificio de referencia es la Junta Municipal de Retiro. Entre uno y otro emplazamiento existe una pequeña plaza que se ha hecho muy popular en los últimos años, por ser de las pocas en Madrid que permite a los niños disfrutar de un improvisado baño entre los chorros de su fuente.


La cosa no tiene más misterio que el de esos aspersores a los que tan aficionados son los arquitectos últimamente, y que nacen del suelo para ser activados cuando el calor aprieta. Una rejilla metálica dibuja una superficie cuadrada constituida por paneles, de los que van surgiendo figuras de agua de distinto tamaño y compás. Alrededor de esta hondonada pavimentada hay bancos para el descanso de los vecinos, que también suelen acomodarse sobre los tres largos escalones que delimitan dos de sus vertientes.


Los niños entran y salen del centro de la plaza con el mismo afán con el que se lanzan a una piscina en cuanto la ven apetecible. Afortunadamente, nadie coarta su diversión pura y el espectáculo es de los que causan envidia a los adultos. Dan ganas de imitar a los “consentidos” y meterse a chapotear en esta especie de jacuzzi vertical. Qué suerte es (casi siempre) tener siete años.


Última actualización el Martes, 12 de Agosto de 2014 22:32
 
{googleAds} {/googleAds}
 
Imprimir E-mail

PARQUE RECREATIVO LAS BERCEAS - Cercedilla

-del 1 de junio al 1 de septiembre, de 10:00 a 20:00-


Monte-32. Las Dehesas. CERCEDILLA.

www.cercedilla.es/webturismo/index.php?familia=area-recreativa-las-berceas

www8.madrid.org/gema/goc/038/8/1124/index.htm


Cómo llegar:

- en coche: por la carretera A-6, tomando la salida del kilómetro 42, o por la M-607 desde Colmenar Viejo, en dirección a Navacerrada.
- en autobús: desde el intercambiador de la Plaza de Castilla, en la línea de la compañía Hermanos Colmenarejo.


Horarios:

- abierto del 1 de junio al 1 de septiembre, de 10:00 a 20:00 hh.


No está permitida la entrada de animales al recinto de las piscinas.



Durante apenas tres meses al año, los degustadores de la combinación paisajes espectaculares-piscina al aire libre rinden peregrinaje al enclave más privilegiado de este tipo que existe en la Comunidad de Madrid. La instalación pertenece al término municipal de Cercedilla y está integrada dentro de un paraje conocido como Parque Recreativo Las Berceas.


Esta instalación pública forma parte de un parque natural en el que también encontramos un parque infantil de multiaventura al aire libre -al que en su momento dedicaremos un tratamiento específico- y otros puntos de interés para el turismo de montaña, como el circuito de footing o las rutas de senderismo.


La piscina en sí está aislada del resto de la montaña por un discreto vallado. Abre sólo durante julio y agosto, por lo que las colas para entrar son habituales los fines de semana. Desde el punto de venta de las entradas hasta el acceso al recinto hay aproximadamente un kilómetro de bello paseo, en cuya parte final nos van a compañar los "aéreos" recorridos del parque de juegos antes referido.




Una vez dentro, la ubicación de la piscina nos permite apreciar una majestuosa vista del perfil montañoso que tenemos enfrente. Da la impresión de que estamos en Suiza, en una de esas estaciones de esquí que han perdido su blanco elemento con la llegada de los calores. A esta sensación alpina colabora la arquitectura del edificio que aloja los elementos comunes de la instalación (vestuarios, servicios, bar y "merendero" techado y autorizado).


Se trata de un diseño digno de premio, que deja pasar la luz natural hasta el interior de las estancias. Sus "aceras" son un tanto complicadas si no se circula con el calzado adecuado, ya que se ha empleado la piedra de pizarra característica de la zona. La mezcla de materias naturales, madera y metal de color negro convierte esta área multifuncional en una de las más elegantes que podamos encontrar en un entorno de estas características.


El relieve del suelo acompaña al de la propia montaña en su caída hacia abajo, por lo que las piscinas están rodeadas de promontorios inclinados. Los bañistas suelen ubicarse preferentemente en torno a las dos piscinas existentes, aunque a media tarde llega a haberlos por tanto sitios que a veces parece una piscina japonesa.


La mayor comienza con una altura mínima y avanza hasta el interior, sin que exista división aparente entre la parte infantil y la de adultos. Justo arriba existe otra de dimensiones reducidas, cuyo agua cae a la grande mediante una cascada. Un pequeño balcón permite sentarse bajo sus aguas y disfrutar de este masaje que tanto gustito da.


Esta piscina en la que sólo falta la casita del abuelo de Heidi cuenta con un solarium al pie mismo del agua. Todo perfecto, aunque con un único hándicap: no se admiten comidas. En ningún lugar se indica, pero es mejor no tentar a la suerte. Sólo está autorizado el consumo discreto de bebidas, patatas fritas y similares.


Existen no obstante muchas mesas preparadas al efecto en el exterior del recinto, y además la extensión del Parque Recreativo de Las Berceas es tan grande que no parece difícil encontrar un sitio para la sobremesa o merienda.



 

 
 
 
Imprimir E-mail

LAS PRESILLAS - Rascafría

Acceso: M-604, kilómetro 28,6. Estado de la calzada: bueno. Equipamientos: mesas, papelera, sendas, kiosco, aseos y estacionamiento.

Cómo llegar:
-
por coche: hay que tomar la carretera N-I y desviarse posteriormente hacia Lozoyuela; una vez allí, continuar por la M-604 en dirección a Lozoya y Rascafría. Otra ruta posible es la del Puerto de la Morcuera, atravesando la localidad de Miraflores.


-
en autobús:
Continental Auto, con salida en el intercambiador de Plaza de Castilla.


La entrada es libre y gratuita.


Aparcamiento: 
-
Abierto de 09:00 a 22:00 hh. Precio: 4 euros.


No se permite acceder con animales de compañía, recipientes de vidrio o fuentes sonoras que perturben el ambiente. También están prohibidos los juegos de pelota y la instalación de mesas y sillas, aunque estas dos directivas pocos visitantes parecían respetarlas cuando visitamos el lugar.


Las piscinas naturales disfrutan
de un cauce generoso y abierto

El acceso a la orilla es factible,   aunque las piedras lo dificultan


El área recreativa de Las Presillas debe su aceptación popular a las piscinas naturales que recorren el río Aguilón en el cauce más cercano a la carretera M-604 que conduce al Monasterio de El Paular y Rascafría. El recinto está acotado y se despliega en forma de verde pradera de césped a un lado de la zona de baño. Muy cerca se encuentra el quiosco-bar, que sólo funciona los dos meses centrales de verano -julio y agosto-. También hay servicios en número suficiente para acoger la punta de visitantes de determinadas fechas o puentes.

A este lado del río no existen demasiados árboles que den sombra, aunque basta cruzar a la otra orilla para entrar en un hábitat más propio del entorno montañoso que nos acoge. Un puente comunica ambas zonas, aunque siempre hay quien se anima a cruzar por encima de las piedras o atravesando a pie el fondo menos profundo. Hay escaleras que permiten un cómodo acceso a esta piscina de auténtico lujo natural y pequeñas playitas llenas de guijarros que no dan tregua a los más intrépidos.


Una pradera de lo más asturiana   corona de verde Las Presillas

El entorno natural más cercano
depara sorpresas agradables


Las entidades que tutelan Las Presillas han hecho un excelente trabajo de acondicionamiento del lugar, así que es fácil deducir que en determinadas fechas la afluencia de visitantes roza el “todo completo”. Hay quien se siente a gusto entre decenas de familias con el picnic a cuestas, pero lo advertimos para todos aquellos que precisamente por eso huyen de este tipo de concentraciones de fin de semana. Hay numerosos cubos de basura y contenedores de vidrio para conservar el medio ambiente, por lo que Las Presillas aún no ha sucumbido al destrozo inherente al turismo de masas.


Como el agua de río serrano de toda la vida, la temperatura de ésta es más bien fría. Viene muy bien para espabilar a los niños que sólo han conocido la piscina climatizada o las templadas olas del Mediterráneo. Cuidado pues con pasar mucho tiempo porque estas cosas sólo las hacen los rusos cuando se sumergen en el hielo. 


Charcas y vasos de agua bajan
desde la Sierra hasta Rascafría

El respeto al medio ambiente,
garante de paisajes como éste


Una manera alternativa de acceder a Las Presillas desde el Puente del Perdón, situado frente al Monasterio del Paular, a escasos dos kilómetros del área recreativa. Es la mejor idea para estirar un poco las piernas y conocer el paisaje de la Sierra desde un sendero muy sencillo de recorrer. Buena parte del mismo está asfaltado y apenas diez minutos después de iniciado el trayecto ya es posible encontrar naturaleza en estado puro. Un vallado de piedra y un puentecillo con suelo “anti-vacas” marcan el inicio de esta incursión en la parte más atractiva de Las Presillas y alrededores.


El río baja sereno por entre pequeñas praderas, mientras al fondo se ven las nieves de las montañas que hemos dejado atrás en nuestro camino desde Madrid. Es una excursión “de bajo perfil” -de acuerdo-, pero muy agradable si nuestros jóvenes acompañantes aún se quejan de lo lejos que está todo.

 


 

Última actualización el Martes, 12 de Agosto de 2014 23:12
 

 

 
Imprimir E-mail

AUDITORIO NACIONAL DE MÚSICA (1988-2013):

VISITAS GUIADAS PARA CELEBRAR SU VIGÉSIMOQUINTO ANIVERSARIO

-prorrogada: desde septiembre (reservas abiertas) hasta el 16 de noviembre-


www.auditorionacional.mcu.es

www.auditorionacional.mcu.es/exposicion


Horarios:

- coincidiendo con los conciertos.

- reserva previa en los días y horarios disponibles.


Reservas individuales o abiertas a grupos




La visita está abierta a grupos (conservatorios de música o danza, colegios, institutos, centros culturales o grupos constituidos expresamente para ver la exposición, etc.). Los grupos no han de ser inferiores a 35 ni superiores a 70 personas. La duración aproximada de la visita es de 60 minutos.


El 21 de octubre de 1988 se inauguró en el Auditorio Nacional de Música la inauguración de la Sala Sinfónica. Hasta ese momento, los músicos y aficionados a la música clásica tuvieron que trashumar por diversas salas y escenarios de la ciudad. Madrid necesitaba una sala de conciertos propia, una necesidad largamente sentida tras la reconversión del Teatro Real a su condición original de teatro de ópera y la riqueza reciente de la vida musical capitalina.


Desde entonces, el Auditorio Nacional de Música ha logrado consolidarse como un referente obligado de la vida cultural en Madrid y es alabado por su acústica y la cercanía que se crea entre el público y cuantos instrumentistas, cantantes y directores actúan en su interior. Un ejemplo lo revela la dedicatoria que puede leerse en uno de los atriles, en la que el director de orquesta Nikolaus Harnoncourt dejó constancia del placer que le suponía hacer música “aquí”, en el edificio ahora conmemorado.


Para celebrar el aniversario, el Auditorio abre sus puertas a la ciudadanía con una instalación audiovisual que refleja a la perfección el espacio de su Sala Sinfónica. Una imaginaria orquesta recrea la música que ha sonado en el último cuarto de siglo en este gran espacio contemporáneo destinado a la música.


El objetivo de la muestra es, por un lado, explicar, leer y comprender mejor su arquitectura y, por otro, invitar a sus visitantes a conocer o recordar cómo ha sido la interacción que se ha establecido durante 25 años entre el edificio y sus usuarios, tanto intérpretes como aficionados. Esta simbiosis ha convertido este templo del arte en una auténtica casa de la música de todos y para todos.




La exposición está concebida como una gran instalación orquestal, que recoge en sus atriles los testimonios de lo que ha ocurrido en el Auditorio Nacional durante estos veinticinco años. Se ha organizado en secciones instrumentales que ilustran sobre su inauguración, los conciertos de la OCNE y la JONDE como orquestas residentes, los solistas y orquestas que han tocado en él, los distintos promotores, el CNDM, la actividad de la Sala de Cámara, los estrenos y las grabaciones.


El montaje de esa imaginaria orquesta consta de atriles del Auditorio y la ONE, además de los enviados por muchas orquestas nacionales. Es el modo en que estas agrupaciones participan simbólicamente en la conmemoración del evento. La condición “nacional” del Auditorio queda constatada de forma simbólica por la presencia de quince atriles enviados por otras tantas orquestas desde diversas ciudades repartidas por todo el territorio español. Las partituras que descansan en ellos se han convertido para la ocasión en fotografías, programas, partituras de estrenos y grabaciones, libros de firmas, etc.


Recuerdos para muchos, descubrimiento de una actividad incesante y promesas de todo lo que podrán disfrutar en el futuro del Auditorio para otros. Al frente de esta orquesta visual se encuentran las imágenes de los grandes directores que han pasado por el Auditorio. También están presentes en el montaje algunos de los músicos que componen sus orquestas, con los instrumentos descansando como si los visitantes hubiesen irrumpido en el escenario en pleno ensayo.


En cuanto al propio edificio, obra del arquitecto José María García de Paredes, todo lo relativo a su construcción se halla recogido en una selección de dibujos y documentos originales. También se ha recreado una gran sección longitudinal, especialmente creada para la exposición. Este despliegue visual muestra el interior del Auditorio como una máquina perfectamente ensamblada, que desvela la compleja intimidad de sus espacios.

 


 

 

 

 


Síguenos en Facebook

Facebook
Sinews I

Colaboraciones Sinews

Gabinete A.Mas
Undiaredondo
Excursiones en familia
Maestros y Aprendices

Angosta di Mente

Angosta di Mente II

Cachibache Show

Cachibache 2012 IV

Nueva encuesta

¿Cuántas veces a la semana pueden llegar a decir tus hijos las palabras "papá" o "mamá"?
 
© Los textos e imágenes de autor están protegidos por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid

2008 Todos los derechos reservados | www.madridinfantil.com
Programacion | m23.com.ar