Home MUSEOS Y MONUMENTOS Ciencia divertida
BannerRnRCh180
ModelArt3D
Bordados Katia
No publicidad

Orientación infantil

CRYA

Protección de la infancia

Pantallas Amigas
Protegeles.com
Movilidad
Logo Infozoo

Encuesta permanente

Las auténticas dos Españas: la que tiene hijos y la que no. ¿Te has sentido discriminado por tu condición de padre/madre en tu entorno familiar o de amistades?
 
CIENCIA DIVERTIDA

Hace unos años, uno de los tópicos más injustos respecto a los gustos de los niños era que la ciencia nunca podría formar parte de sus aficiones. Sin embargo, en la última década se han popularizado las exposiciones que convierten los conceptos más complejos en una forma distinta de diversión y didáctica. Los monitores explican a los chavales aquellos procesos que ellos no son capaces de entender por sí solos y éstos salen encantados con los experimentos realizados. Esta corriente es imparable incluso entre los adultos, como lo prueba el éxito de la Semana de la Ciencia y la Tecnología.

La difusión científica ya no peca de teórica, sino que se zambulle de lleno en lo práctico e ilustrativo. En Madrid los más jóvenes tienen varias opciones para acercarse poco a poco a este universo del conocimiento técnico. Las ciencias naturales son las reinas del jardín, pero para avanzar un poco más en las leyes físicas que rigen este mundo hay desde museos específicos a proyecciones en tres dimensiones.



Imprimir E-mail

MUSEO DE CIENCIAS NATURALES

C./ José Gutiérrez Abascal, 2
91 - 411 13 28
www.mncn.csic.es

Horario:
- de martes a viernes: de 10:00 a 18:00 hh.
- sábados: de 10:00 a 20:00 hh. -julio y agosto: de 10:00 a 15:00 hh.-.
- domingos y festivos: de 10:00 a 14:30 hh.

Cerrado los lunes, y los días festivos de Año Nuevo, Reyes Magos (6 de enero), 1 de mayo (Día del Trabajo) y 25 de diciembre. Los días 24 y 31 de diciembre tienen la consideración de festivos.

Entrada:
- individual: 5 euros.
- niños de 4 a 14 años, estudiantes y desempleados: 3 euros.
- grupos: 2,10 euros por persona (de 10:00 a 15:00 hh.) y 1,50 euros (de 15:00 a 18:00 hh.).

 

Las taquillas permanecen abiertas hasta media hora antes del cierre del Museo.


Existe la posibilidad de concertar visitas guiadas, previa reserva de las mismas.

El precedente de este Museo fue el Real Gabinete de Historia Natural, fundado en 1771 por Carlos III. Tras un periodo inicial de florecimiento científico, la institución toma asiento en el edificio del Palacio de la Industria y las Bellas Artes, que se construyó en 1887. Justo un siglo después se produce la remodelación del inmueble, así como su reconversión a la museística moderna.


La labor de investigación que desarrolla el Museo es importante, aunque más lo es su programación de cara al público. Ésta mejora cada año, al estar en manos de un equipo que parece preocuparse de verdad por optimizar sus fondos y ofrecer exposiciones y actividades llenas de ingenio y con un enfoque didáctico muy inmediato.

 

La puerta principal es el punto
de encuentro para los colegios

El molusco gigante nunca falla: o les fascina... o les asusta

 

Mucho donde elegir
La entrada a la sección de Zoología del Museo está situada junto a la calle Vitrubio. Lo primero que se encuentra el visitante es la exposición temporal que en ese momento se esté celebrando. A la izquierda habrá dejado una tienda donde se venden objetos y juegos relacionados con las ciencias naturales. Los talleres tienen lugar en un Aula Circular, ajena a la ruta que sigue el público en su recorrido.


La exposición permanente de esta planta se titula "Mediterráneo: naturaleza y civilización" y ocupa el ala derecha. Este muestrario de los ecosistemas peninsulares ha sido adaptado a las necesidades de un público que cada vez demanda más espectacularidad y originalidad. Todo está muy bien explicado, ya que el objetivo es dar a conocer la evolución de la cuenca mediterránea y en qué medida ha influido la intervención del hombre a lo largo de la historia. La gran estrella es el calamar gigante, un ejemplar impresionante que ocupa una vitrina entera.


El acceso al piso superior se puede efectuar mediante escaleras o ascensor. Desde arriba se contempla, aparte de los contenidos genéricos del Museo, una vista de vértigo del interior del edificio.

Por su parte, el sótano alberga la recreación del Real Gabinete de Historia Natural. Se reproducen en él las notas más significativas de lo que se entendía por un Museo de este tipo hace dos siglos. Todo lo que allí vemos es testimonio directo de la propia historia de la institución. El ambiente resulta algo tétrico y barroco para los niños, como si el propio Darwin hubiera estado colocando las piezas expuestas apenas unos minutos antes.

 

Recuerden, el Museo continúa
en la parte derecha del edificio

 

En cuanto a la muestra "Historia de la Tierra y de la Vida", ésta se localiza en el extremo opuesto del edificio, que ocupa el departamento de Geología. Hay que salir del enclave central del Museo y dirigirse por el paseo del parque hacia el lado contrario de la calle José Gutiérrez Abascal. Resulta curioso que no exista comunicación entre ambas partes, pero recordemos que entre medias se ubica la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales.


Aparte de la exposición, esta nueva planta alberga una segunda tienda y el aula "5 Sentidos", destinada a la realización de talleres. También existe una mediateca, donde juegos interactivos, vídeos y CD-ROMs se ofrecen tentadores a los ojos de los chavales que quizás se hayan cansado de ver reproducciones de animales. Como es lógico, toda la temática del material gira en torno a la naturaleza y el medio ambiente. Pero claro, seguro que esto ya lo pueden ver en casa…


Volviendo a la "expo" en sí, "Historia de la Tierra y de la Vida" es -para entendernos-, el equivalente a los dos primeros episodios de la serie de dibujos animados "Érase una vez el hombre". Esta biografía "autorizada" de nuestro planeta parte de una amplia colección de minerales, dedicando su mejor sala a la paleontología y la representación de animales prehistóricos.

 

Este esqueleto de dinosaurio
es la estrella de la colección

 

En esta zona se puede apreciar un descomunal esqueleto de diplodocus, bien conocido porque ha sido desde siempre el icono clásico del Museo de Ciencias Naturales. Nos encanta porque, entre otras cosas, parece que en cualquier momento van a aparecer por allí los protagonistas de "La fiera de mi niña". Hay otros esqueletos fósiles interesantes y unas escaleras que conducen a la parte final, donde los niños pueden observar el principio y último gran hito de la evolución humana: un hombre de las cavernas y un astronauta.


A la salida nos vamos a topar con el llamado Jardín de Piedras, un conjunto de rocas y troncos fosilizados que atestigua la riqueza geológica de la Comunidad de Madrid.

 

Antes de decir adiós,
el Jardín de Piedras

 

"La Colina de los Chopos"
Así definió Machado esta parte de Madrid, donde comparten espacio el Museo de Ciencias Naturales, el prestigioso colegio Ramiro de Maeztu y los diversos edificios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).


Hoy en día el exterior del Museo está habilitado como aparcamiento gratuito, aunque lo cierto es que suele estar bastante lleno. También hay un quiosco de parque madrileño a la vieja usanza, es decir, con pequeñas barras de mármol en cada una de las ventanas abiertas al público.


En esta misma zona verde están el Monumento de Isabel La Católica y el Monumento a la Constitución. El segundo se concibió como un símbolo escultórico del punto de encuentro que significaba la Carta Magna. El resultado fue un cubo blanco semivacío por dentro, con un par de escaleras que conducen al centro del mismo. Dicho de otro modo, un sitio perfecto para que los niños suban y jueguen al escondite. Lamentablemente, también aquí el "botellón" suele hacer estragos, así que te deseamos suerte si vas un domingo por la mañana.

 

Programación de talleres
El Museo programa actividades de este tipo durante los fines de semana, y coincidiendo con los meses de Navidad y verano. Los destinatarios principales son los niños, aunque algunos cursos también están abiertos a la participación de los adultos.


Última actualización el Sábado, 28 de Agosto de 2010 17:07
 
Imprimir E-mail

ALMACÉN DE AVES Y MAMÍFEROS:
EL MUSEO DE CIENCIAS NATURALES,
NUEVAMENTE PROTAGONISTA

 

El Museo de Ciencias Naturales ha sido siempre una entidad viva que ha cuidado mucho su programación de exposiciones. Tampoco ha descuidado la permanente adaptación de sus instalaciones al caudal y la tipología de visitantes que recibe, siendo su última novedad la creación del conocido como Almacén de Aves y Mamíferos. Esta sala única se encuentra justo debajo del antiguo Gabinete de Historia Natural. Muy atentos pues al llegar a esta última etapa de la visita al cuerpo central del Museo, porque es fácil que pase desapercibido al acceso mediante escaleras a este depósito subterráneo de animales naturalizados o, dicho de un modo más prosaico, disecados.


No se trata de una sala de exposiciones al uso, sino de un almacén adaptado a la consulta pública. La iluminación es por lo tanto intensa (fría, de fibra óptica y tenue) y la temperatura permanece estable en todo momento.


Las piezas se distribuyen en vitrinas genéricas, desplegadas a lo largo del arco de la sala circular y en el centro de la misma mediante dos expositores paralelos. Se ha respetado el etiquetado original de las colecciones, así como la revisión posterior de éstas en aquellos casos en que se produjo.
 

Las aves ocupan doce unidades, con un número de muestras que oscila entre dos y cinco por espacio. Los mamíferos se reparten entre las ocho restantes en grupos de dos a cuatro animales. En total, 998 aves y 204 mamíferos procedentes de los cinco continentes, algunos de ellos naturalizados hace más de 150 años. Las cifras impactan, pero representan sólo el 2% de la colección de aves y mamíferos naturalizados que pueblan los fondos del Museo.


La cacatúa filipina, el pangalín indio, el pingüino del Cabo, el kiwi marrón, el ornitorrinco o el mono narigudo son algunos de sus tesoros más preciados. Técnicamente hablando, las piezas más atractivas son las naturalizadas por Luis y José María Benedito, dos escultores taxidermistas que trabajaron en el Museo a principios del siglo XX. Sus dioramas y taxidermias son un valioso ejemplo clásico de cómo aunar con acierto la ciencia y el arte.


A lo largo de los años el Museo ha ido compilando piezas procedentes de empresas internacionales especializadas en la naturalización de especies vivas, como las británicas Rowland Word y E. Gerard & Sons o la francesa Verreaux. Otras fueron obtenidas en expediciones organizadas por el propio Museo, como la Comisión Científica del Pacífico (1862-1866). El resto del trabajo corrió a cargo de la labor casi artesana de los taxidermistas de la casa, como Duchen, Sánchez y los citados hermanos Benedito.


La naturalización como tal ha quedado algo obsoleta, barrida por los vanguardistas métodos de conservación, estudio, investigación y exhibición de animales. Sin embargo, la taxidermia aún resulta muy atractiva y divertida para los niños más pequeños, siempre ávidos de ver “animalitos” en el estado que sea. Los niños aprecian así de una manera muy directa el aspecto natural y la biología de parte de la fauna que acostumbran a ver en los documentales de La 2. En contraste, un par de pantallas táctiles ilustran sobre algunas de las características de las especies expuestas.


 

C./ José Gutiérrez Abascal, 2
91 - 411 13 28
www.mncn.csic.es

Horario:
- de martes a viernes: de 10:00 a 18:00 hh.
- sábados: de 10:00 a 20:00 hh. -julio y agosto: de 10:00 a 15:00 hh.-.
- domingos y festivos: de 10:00 a 14:30 hh.

Cerrado los lunes, y los días festivos de Año Nuevo, Reyes Magos (6 de enero), 1 de mayo (Día del Trabajo) y 25 de diciembre. Los días 24 y 31 de diciembre tienen la consideración de festivos.

Entrada:
- individual: 5 euros.
- niños de 4 a 14 años, estudiantes y desempleados: 3 euros.
- grupos: 2,10 euros por persona (de 10:00 a 15:00 hh.) y 1,50 euros (de 15:00 a 18:00 hh.).

 

Las taquillas permanecen abiertas hasta media hora antes del cierre del Museo.


Existe la posibilidad de concertar visitas guiadas, previa reserva de las mismas.


Última actualización el Sábado, 28 de Agosto de 2010 17:07
 
Imprimir E-mail

MUSEO GEOMINERO

Instituto Geológico y Minero de España
C./ Ríos Rosas, 23.
91 - 349 57 59
www.igme.es/museo

Horario:
- de lunes a domingos, incluidos festivos: de 09:00 a 14:00 hh.

El Museo cierra los días festivos de Año Nuevo, Reyes Magos (6 de enero), y 24, 25 y 31 de diciembre.

La entrada es gratuita.

Es posible concertar visitas para grupos previa reserva de las mismas.

  


No hay como una oportuna promoción de fascículos para despertar vocaciones ocultas en las mentes infantiles. Hace un par de semanas un periódico adjuntó la primera entrega de una colección sobre minerales y bastó el regalo de un pequeño bote con láminas de oro para que nuestros chicos manifestaran un repentino interés por la pirita y el cuarzo, entre otras insignes rocas. Como estas ocasiones hay que aprovecharlas al vuelo, no hemos tardado ni quince días en llevarles al Museo Geominero, el “kilómetro cero” nacional y madrileño de la ciencia de las piedras y los fósiles. 

En palabras dignas de un agente inmobiliario, la sede del Museo es lo que se dice “un edificio singular”. Forma parte de un entorno en el que también se integran el Instituto Geológico y Minero de España y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Madrid -no nos resistimos a evocar este lugar como el enclave donde se celebraban las famosas “fiestas de Minas”, que aún recordarán los estudiantes universitarios madrileños de los años 80-.

El acceso al interior del museo se efectúa por la calle Ríos Rosas, una entrada complicada por cuanto el tráfico es muy intenso y encontrar aparcamiento cerca resulta poco menos que imposible. Tampoco se revela demasiado apetecible la rutina del detector de metales por el que hemos de atravesar, y que además se acompaña de la preceptiva presentación del DNI como control de visitantes.

  

Todas estas peripecias quedan conjuradas de inmediato cuando contemplamos la sala única del museo, un espacio abierto de cuatro plantas que es todo un prodigio de arquitectura y recogimiento académico. Madera, hierro forjado y el cristal de la cúpula plana se combinan para dotar al lugar de esa ambientación clásica imposible de reproducir en los museos de vanguardia. Se respira todo el sabor añejo de un gabinete de historia natural, como los que alumbraron el conocimiento científico y cultural a finales del siglo XIX y comienzos del XX.


Nada más entrar, los ojos se van directos al techo del Geominero, de 19 metros de altura y que presenta un cuerpo central con vidriera polícroma horizontal y laterales en semibóveda. Los motivos que adornan sus superficies son un gran Escudo Real, flanqueado por cuatro más alegóricos del Cuerpo de Minas y otros 16 correspondientes a las Jefaturas de Minas existentes en 1925, época en que se concluyó el edificio.

Contenidos aparte, uno de los atractivos del Museo Geominero es la pequeña escalera de caracol que en cada esquina comunica los distintos pisos. El traqueteo metálico de sus peldaños nos pone en situación para un auténtico viaje en el tiempo.


  

La originalidad en la disposición de los fondos del museo queda fuera de toda duda. La nave central está rodeada por cuatro pasillos de exposición, tres de los cuales recorren el perímetro de la sala a distinta altura. Los módulos temáticos que configuran cada nivel o balconada son los siguientes:
- planta baja: Sistemática mineral (vitrinas 1 a 21), Recursos minerales (22 a 28) y Flora e invertebrados fósiles españoles (29 a 72) y cuatro vitrinas más sobre Minerales ornamentales y gemas, El ámbar y los fósiles, las Propiedades físicas de los minerales y los Sistemas cristalográficos.
- planta primera: Vertebrados fósiles (vitrinas 83 a 110) y Vitrinas monográficas (99 a 106).
- planta segunda: Minerales de las Comunidades Autónomas (vitrinas 112 a 138) y Colección básica de rocas (139 a 141).
La tercera y última planta también guarda algunos fondos, pero éstos no son visitables.
La colección del Geominero se completa con dos unidades didácticas más que aprovechan los espacios de sus pasillos de acceso: Paleontología sistemática de invertebrados (vitrinas 224 a 245) y Fósiles extranjeros (213 a 257). En uno de estos dos vestíbulos destaca una curiosa vidriera que
representa una sección real de prospección geológica.


Si la visita se hace larga, siempre podemos bajar al vestíbulo central para sentarnos en unos muebles mitad-sofa mitad-cheslong de color rojo, desde los que se aprecian varias extracciones de gran tamaño y la recreación de un yacimiento paleontológico en toda regla.

  

El número de minerales y fósiles expuesto se cuenta por miles, mientras que las rocas se conservan de forma mayoritaria en los fondos del museo. El germen de la colección data de 1849, cuando Isabel II impulsó la creación de la Comisión del Mapa Geológico de España. Fue en 1927 cuando las muestras más representativas revelaron al público la naturaleza geominera de la Península Ibérica, las islas Canarias y Baleares, Ceuta, Melilla y antiguas colonias como Cuba, Filipinas y el Sáhara Occidental.

Otra ciencia presente en el museo con piezas de relieve es la paleontología. Una de las muestras es una réplica del cráneo más completo conocido en nuestro país de un mastodonte del mioceno. La cabeza de T-Rex de la segunda planta o los esqueletos de especies extinguidas son de una atracción infalible para los niños. No es la especialidad del museo, pero le da algo de color y espectacularidad. Además, esta unidad didáctica se ilustra con pequeños dioramas como los que nuestros hijos pueden montar en su cuarto con sus "dinos" a escala.


En cuestión de gustos, nuestros delegados particulares se decantaron por los fósiles, el ámbar y la resina, los montajes visuales como el de la formación del carbón o la evolución del ser humano, y las escenografías de minerales encontrados y expuestos cual tesoro de Indiana Jones.

Cuando llegamos a casa estaban locos por volver a poner a incubar los huevos del Triocefa, esa especie de cultivo doméstico de las criaturas "prehistóricas" conocidas como triops. Fue uno de los juguetes científicos más solicitados en las últimas navidades y para los niños supuso una forma indirecta de poner en práctica parte de lo que habían conocido o intuido en su visita al Geominero. Quién sabe, quizás hayan descubierto una inquietud nueva que les haga desconectar un rato la DS del cargador. Que así sea…


Última actualización el Sábado, 02 de Abril de 2011 23:33
 
Imprimir E-mail

PLANETARIO DE MADRID

Avenida del Planetario, 16. Parque Enrique Tierno Galván
91 - 467 38 98 * 91 - 467 34 61 (reservas de grupos)
www.planetmad.es


Horario:

Horario de primavera -hasta el 22 de junio de 2008-:
- de martes a viernes: de 09:30 a 13:45 hh. y de 17:00 a 19:45 hh.
- sábados, domingos y festivos: de 11:00 a 13:45 hh, y de 17:00 a 20:45 hh.


La entrada a las exposiciones, vídeos y audiovisuales es gratuita.


Precio de las proyecciones:

- adultos: 3,45 euros
- niños de 2 a 14 años, y mayores de 65 años: 1,50 euros
- grupos de más de 15 personas: 2,65 euros (previa reserva)


Las localidades no son numeradas.


Lo primero que encontramos en la planta de acceso es la tienda y la entrada a la sala de proyección. Ésta tiene capacidad para 250 personas, bajo una cúpula de 17,5 metros de diámetro. Las estrellas y los planetas desfilan por ella con recreaciones que simulan sus movimientos reales, en un espectáculo de luz y sonido que resulta siempre infalible. Las imágenes panorámicas y hemisféricas de los programas vienen acompañadas por efectos especiales, música sincronizada y un torrente de diapositivas. Por cierto, ¿recuerdas a James Dean mirando las constelaciones en el planetario de "Rebelde sin causa"?


  

La gran cúpula vista desde
el exterior o... "el iglú de Pingu"
 

La Sala de los Astrónomos
acoge grandes exposiciones


En el vestíbulo existen cuatro ordenadores -dos a más altura y dos más bajos-, que permiten obtener información genérica sobre la naturaleza de este complejo de divulgación científica mediante un simulador de ratón y click. Al final del pasillo también hay un medidor del SIM (Servicio de Información Medioambiental). Todos los equipos están disponibles para el público en general.


Una maqueta del propio Planetario y otra de una nave espacial de alunizaje dan paso a la sala audiovisual, que está perfectamente iluminada y es de construcción abierta. Allí se puede seguir con comodidad -y de forma gratuita- un montaje de doce minutos sobre "El zodiaco". La pantalla es muy ancha y curva, lo que permite su perfecto visionado desde cualquiera de las zonas del pequeño auditorio que tiene enfrente. El programa se repone automáticamente cada quince minutos, como si de una sesión continua de cine se tratase.


  

Nueve metros de pantalla
para los audiovisuales gratuitos
 

El edificio anexo está dedicado
a muestras más genéricas


En la planta baja hay espacio para la denominada Sala de Astrónomos, que sirve de escenario para exposiciones de especial carácter científico, así como un vestíbulo destinado a aquellas otras muestras más genéricas y accesibles. A su vez, la Sala de Vídeo difunde documentales de interés astronómico diseñados según las pautas divulgativas de la dirección del centro.


De nuevo en el exterior, no hace falta que preguntes al bedel de la puerta porque nosotros te lo contamos. La altísima construcción metálica que gobierna el entorno es el Observatorio, que permanece cerrado salvo contadas ocasiones. Sólo los astrónomos aficionados autorizados tienen la posibilidad de usarlo.


Por otra parte, son muy populares las convocatorias del tipo "mira por el telescopio" que se organizan ocasionalmente, y en las que la masiva presencia de público es el único hándicap. Tienen lugar en una explanada anexa, y los grandes protagonistas son los cinco telescopios portátiles con que cuenta la institución. En estas mismas ocasiones se suelen proyectar imágenes sobre las paredes exteriores de la cúpula.


  

El juego de luces potencia
cada proyección divulgativa

Un sistema multivisión llena
de imágenes la sala principal


Al otro lado del edificio central del Planetario existe una pequeña sala de exposiciones de dos pisos, con una escalera de caracol que comunica ambos. Es un sitio acogedor y se evita el bullicio de enfrente.


Última actualización el Miércoles, 30 de Marzo de 2011 01:26
 
Imprimir E-mail

MUSEO DEL ESPACIO - Robledo de Chavela

Carretera de Colmenar del Arroyo a Robledo M-531, km 7. ROBLEDO DE CHAVELA.
91 - 867 73 21 * 91 - 867 70 00

Complejo de Comunicaciones del MDSCC
(Madrid Deep Space Coomunications Complex). Centro de Visitantes.
www.centrodevisitantes.com
www.mdscc.org
www.espaciorobledo.com


Horario:
- de martes a viernes: a las 10:00 y 14:00 hh. -en exclusiva para grupos concertados-
- sábado y domingo: de 10:00 a 15:00 hh.


La entrada es gratuita.


Última actualización el Sábado, 11 de Julio de 2009 23:55
 
Imprimir E-mail

REAL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE MADRID

C./ Alfonso XII, 3
91 - 885 50 60 * 91 - 885 50 61
www.fomento.gob.es

La entrada es gratuita.

Todas las visitas son guiadas, previa concertación de las mismas.


Última actualización el Domingo, 17 de Abril de 2011 21:25
 
Imprimir E-mail

PARQUE ARQUEOLÓGICO ARQUEPINTO - Pinto

Parque Arqueológico Municipal de Pinto "Gonzalo Arteaga"
Avenida de Pablo Picasso, s/n. PINTO.
www.arqueopinto.com


Información y reservas: 902 - 87 73 45
Atención telefónica de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 hh.


PALEOCUMPLEAÑOS: CELEBRACIÓN DE FIESTAS DE CUMPLEAÑOS

El programa que propone Arqueopinto para la celebración de cumpleaños trata de aunar la originalidad, la diversión, el componente educativo y la participación conjunta de anfitrión e invitados. Sus actividades estimulan la imaginación y creatividad de los niños/as, además de favorecer las habilidades personales y sociales. Toda la sesión se basa en el respeto al patrimonio y la cultura, como valores a potenciar en esta particular experiencia. Los Paleocumpleaños tienen una duración superior a tres horas y media, durante las que se desarrolla la siguiente carta de servicios:


1. Visita al parque, donde los participantes podrán dar de comer a los patos del lago y aprender a hacer fuego, fabricar cuchillos de piedra sílex y lanzar con arco y propulsores de hace 25.000 años. Se efectúa un recorrido guiado a través de escenas ambientadas con cabañas, muñecos o animales vivos, mientras se recrean de primera mano los principales inventos de la prehistoria (herramientas, fuego, caza…).


2. Taller de prehistoria a elegir: elaboración de flechas, mosaico romano, telares… Al final del mismo, los alumnos podrán llevarse a casa los objetos o enseres que hayan elaborado.


3. La búsqueda del tesoro. Divertido juego de pistas escritas en los jeroglíficos de una civilización perdida. Hay que localizar y descifrar esas pistas para encontrar la recompensa, oculta en algún rincón del parque…


4. Un exclusivo regalo “primitivo” para el homenajeado -u homenajeados en el caso de que el cumpleaños sea conjunto-.


 

El grupo dispone de una sala aparte donde colocar la tarta o la merienda (canapés, bollería, etc.) que hayan preparado los adultos. La organización de Arqueopinto se ocupa del resto: snacks variados (patatas fritas y similares), refrescos (de naranja, cola, agua) y menaje desechable (platos, vasos, cubiertos, servilletas…).


El coste es de 300 euros por grupos de hasta 35 participantes. Los padres y madres que acompañen a los hijos pueden participar en las actividades. Estos eventos especiales se celebran preferentemente durante el fin de semana, a las 11:00 o 17:00 hh. (consultar horarios en otoño o invierno).


Para finalizar, no nos resistimos a transcribir el divertido colofón de su publicidad: “Efectos secundarios. Les informamos que después de realizar los paleocumpleaños se observaron los siguientes síntomas en algunos participantes: asilvestramiento progresivo, deseo casi patológico de ir a un museo o al campo a buscar pedruscos y repetición en voz alta durante el sueño de palabras intrigantes como sílex, paleolítico o australopiteco”.


Última actualización el Miércoles, 30 de Marzo de 2011 01:24
 
Imprimir E-mail

ZONA ROBOT (Ciudad Lineal)

C./ Tumaco, 18; bajo.
www.zonarobot.com


Talleres de robótica.


Última actualización el Miércoles, 30 de Marzo de 2011 01:22
 
Imprimir E-mail

MAD SCIENCE

Carretera de Colmenar, kilómetro 15.
Parque Científico de Madrid. Pabellón C.
Universidad Autónoma de Madrid.
902 - 02 65 04
www.madscience.es


Talleres de ciencia.


Última actualización el Miércoles, 30 de Marzo de 2011 01:20
 
Imprimir E-mail

SCIENCE4YOU: CIENCIA DIVERTIDA EN ESTADO PURO

 

Parque Científico de Madrid

C/ Santiago Grisolia, 2 - Recinto PTM. TRES CANTOS

91 – 279 63 42


Actividades:

Parque Científico de Madrid (PCM)

C/ Faraday, 7. Campus Cantoblanco. Universidad Autónoma de Madrid


www.science4you.es




"La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente simples y, en general, pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos". Lo dijo Albert Einstein, y esa es la premisa de la que parte esta empresa de divulgación científica. El objetivo de Science for You trabaja sobre el objetivo de “sensibilizar y formar a los niños, niñas y ciudadanía en general en relación a las ciencias experimentales que ocurren en su vida cotidiana”. Sus propuestas ecológicas y científicas para niños tienen un marcado carácter lúdico-educativo.



La empresa, que comenzó su actividad en 2008 en Portugal y apenas un año después se establecía en España, mantiene dos áreas de negocios:

- juguetes y kits científicos: producción, desarrollo y comercialización.

- formación: animación científica, fiestas de cumpleaños, actividades en vacaciones y cursos de formación.



Science4you inauguró su sede en el Parque Científico de Madrid (PCM) en mayo de 2011. Este lugar es un referente en el sistema de innovación español y está impulsado por la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense de Madrid y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. La ubicación en el PCM no sólo ofrece un entorno de innovación, sino un ambiente único para el desarrollo de todo tipo de recursos e iniciativas científicas.



“La Ciencia es divertida” ha adaptado sus contenidos a celebraciones como las del Día Mundial de la Tierra, el Día Mundial del Medio Ambiente, el Día Mundial del Agua e incluso el Día Mundial de la Madre.



La marca colabora con la práctica totalidad de los museos científicos y parques educativos que hay en España. En el caso específico de Madrid sus propuestas han sido contratadas por CosmoCaixa, Faunia y el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

 




TALLERES CIENTÍFICOS Y CONCURSOS

El objetivo de ambas propuestas es potenciar la creatividad infantil mediante un acercamiento lúdico al medio ambiente, sensibilizar respecto a la protección de la naturaleza y destacar la importancia que tiene la ciencia en el día a día. La formación mediante el juego es una de las claves de este tipo de concienciación activa, en la que jugar se convierte en una forma más de aprender.



En materia de concursos, Science4you ha organizado certámenes dirigidor a niños de cuatro a doce años. Los ha habido de manualidades ("Crea y recicla") y literarios ("Una idea para un mundo mejor").

 

CUMPLEAÑOS CIENTÍFICOS

Dónde y cuándo:

- Universidad Autónoma de Madrid: viernes a partir de las 17:30 y sábados y domingos durante todo el día, en horario de libre elección.

- domicilio, local de la comunidad de propietarios, colegio o cualquier otro lugar: todos los días de la semana, en horario de libre elección.


Durante una hora y media, los animadores de Science4you comparten con el anfitrión y sus invitados la realización de experimentos de física, química, biología y geología.


Una vez terminada la sesión se sirve la merienda, de la que puede hacerse cargo la propia marca o la familia organizadora del evento. La duración del festejo aumenta a dos horas y media en el caso de que éste se celebre en la Universidad, ya que en tan caso el tiempo de merienda es de 45 minutos. Sólo es necesaria la presencia de un adulto responsable para controlar al grupo.


 


Síguenos en Facebook

Facebook
Sinews I

Colaboraciones Sinews

Excursiones en familia

Angosta di Mente

Angosta di Mente II

Cachibache Show

Cachibache 2012 IV

Nueva encuesta

¿Cuántas veces a la semana pueden llegar a decir tus hijos las palabras "papá" o "mamá"?
 
© Los textos e imágenes de autor están protegidos por el Registro de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid

2008 Todos los derechos reservados | www.madridinfantil.com
Programacion | m23.com.ar